El Aceite de Oliva Virgen Extra es el pilar fundamental de la Dieta Mediterránea, y es que ha llegado a alcanzar tanta difusión y a ser un alimento tan apreciado gracias a sus múltiples propiedades, tanto para la cocina, dando un sabor único a los platos, como en salud y cosmética, ya que tiene propiedades beneficiosas para nuestro cuerpo.

La fama de nuestra Dieta Mediterránea empezó a extenderse en Estados Unidos, sobre el año 1950. Cuando el profesor Ancel Keys de la Universidad de Minnesota se dio cuenta de el número tan bajo que había de enfermedades y la alta esperanza de vida registrada en la zona del Mediterráneo.

La repercusión que tienen la Dieta Mediterránea es tal, que la UNESCO la ha declarado Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, un hecho que refleja que en el Mediterráneo tenemos los mejores alimentos selectos para una dieta equilibrada y saludable, de la cual sentirnos orgullosos. Contando con una amplia variedad de Aceites de Oliva Virgen Extra, entre otros muchos productos, pero recordemos que el pilar maestra de nuestra Dieta Mediterránea.

Y qué mejor que acompañar nuestro platos mediterráneos con una especie de pan, típico de Italia, pero muy mediterráneo también. ¡Sí!, Nos referimos a la Focaccia de Aceite de oliva Extra Virgen.

Se trata de un plato tradicional de la cocina italiana muy relacionado con la popular pizza. La receta básica se cree que procede de los antiguos etruscos o los griegos, no obstante es considerado como una delicia de la gastronomía de Liguria, denominada fugàssa en ligur.

Generalmente se aliña con aceite de oliva y sal gruesa, aromatizándola con hierbas como el romero. Algunas versiones llevan cebolla.

 

MASA_1INGREDIENTES:

250 gr de harina de fuerza

75 ml de agua tibia

Una pizca de sal

2 cucharadas de Aceite AOVE (recomendamos Cervol AOVE)

1 cucharada de azúcar

18 gr levadura fresca

3 ramitas de romero

Sal gruesa (recomendamos Flor de sal The MedSalt)

 

ELABORACIÓN

AOVE

  • Disolver la levadura y el azúcar con el agua tibia
  • En un bol añadir la disolución de la levadura y el azúcar y la pizca de sal. Añadir harina y agua poco a poco hasta que toda la harina se haya integrado y quede una masa compacta.
  • Sacar la masa del bol y amasar, durante unos 6 minutos, en una superficie limpia y plana que esté enharinada. Hasta que quede una bola lisa, elástica y esponjosa.
  • Volvemos a poner la masa en un bol, untándola de aceite, colocamos un trapo encima del bol y dejamos reposar la masa durante unos 30 minutos. Mientras, precalentamos el horno a 240ºC
  • Ponemos la masa sobre la bandeja del horno, previamente enharinada, y las extendemos. Con la yema de los dedos hacemos unos hoyuelos en la superficie de la masa y la untamos con aceite AOVE.
  • Espolvoreamos el romero fresco y la sal gruesa y horneamos la Focaccia durante 10 minutos a 240ºC
  • Sacarla del horno y volver a echarle aceite AOVE y esperar a que se enfríe para disfrutar de una auténtica Focaccia Mediterránea.